miércoles, 20 de abril de 2016

La Fórmula Perfecta


Estoy teniendo nuevamente esa conmoción amarga en mi boca, cada vez es más fuerte porque mi madurez me está haciendo comprender lo que alguna vez sentí en el pasado, desde que llegaste he aprendido de degustar ese amargo resabio de metal que se clava en mi paladar y recorre mi lengua hasta su parte más profunda, eso sucede cuando siento la frustración de anhelar algo con toda mi existencia pero que al final sabes que es prácticamente inalcanzable, es algo que detesto por el simple hecho de que mi razonamiento dice que es injusto.

Esa noche del 19, mi interior se descosía de a poco desprendiendo esa sensación de inconformidad que sometía todos mis sentidos, todas esas alertas en tu dispositivo móvil fueron a causa de ese desazón, pero esas acciones no son novedosas porque de cierta forma sabes el trasfondo o por lo menos creías saberlo hasta que estas líneas llegaron a tus ojos, no me juzgues, no es mi culpa, todo es a razón de ese sentimiento terco, aunque sea difícil de digerir no te deja de lado, no te olvida, se impone siempre y se la pasa queriendo fantasear contigo, siento que tengo el control en este tipo de situaciones, pero contigo es distinto, eres esa gota de desequilibrio que causa de marras una inestabilidad fatal volviendo añicos hasta el juicio más equilibrado, tan solo con imaginar una especie de contacto contigo, las endorfinas se colocan de fiesta y se interrumpe el tiempo por completo. 

Pensé que esas conmociones ya no hacían parte de mi vida o que jamás volverían, pero como siempre sigo errando y tú eres quien rompió ese esquema de vida trazado, es inevitable pero deseo que sientas mi desespero y los hagas parte de ti, muero por besarte no solo por deseo, si no para que sientas ese amargo sabor a cobre, ese que me has punzado lentamente como si fueras una serpiente que ataca a su presa y la asesina lentamente hasta que su veneno proporcione todo el efecto necesario para dejarla sin aliento, quizás es peligroso tener ese deseo porque me defenderé y al tenerte entre mis brazos despertarás ese algo que ni yo conozco al cien por ciento, ya he estado bajo ese pensamiento y siento un cierto trance de perfil psicótico, muy poco me importaría el mundo con sus sandeces, simplemente serás mía porque mis instintos adaptaran una condición berserker.

No sé cómo ni cuándo, pero te deseo, no es minúsculo, es como el moribundo desea la vida o el hambriento desea el alimento, la hora llegó y el tiempo exige verdades, yo soy quien en la oscuridad te persigue con cada pensamiento, el que implora cada noche por tu pasión, el que estando lejos nunca te desconoce, el que añora reposar su cabeza sobre tu vientre, el que quiere adorarte e idolatrarte.

 No lo puedo callar más, estás entre mis deseos más profundos, en esos donde veo tus cabellos multicolores encendidos rozando mi cara y pecho, siento tu aliento como atraviesa mi esófago invadiendo todo mi tórax, es muy pesado, tanto como ese viejo ancla que no he logrado desencallar, es improbable dejar de concebir esas emociones en la entrada del estómago, esas que sienten los niños cuando están embelesados, en este caso cambiemos la mariposas por estampidas de elefantes que arrasan con todo lo que se encuentran en su camino, es tu olor el que domina toda mi percepción y satisfacción, de a poco te haces de todos mis sentidos, explorarte con mi apéndice milímetro por milímetro es todo un reto por tanta contención, siento el roce de tu piel que quema como braza encendida por horas a pesar de que eres extremadamente suave y blanca como la nieve, encajas perfectamente en mi cuerpo y ambos bailan al compás del más profundo éxtasis, como si se conocieran desde vidas pasadas y celebran el tenerse nuevamente, la sed hace que fantasee con tus labios, con tus ojos reposados en los míos, veo venir ese vaivén de caderas, son fuertes y punzantes, bailotean al ritmo de las mías causando una detonación de fluidos, es ese afán de unir nuestras entidades hasta convertirlas en uno, que se fusionen los pecados más profundos que dominan nuestro consiente y se combinen con esos sentimientos puros realmente valederos hasta lograr la fórmula o química perfecta, llegar hasta ese interior, llegar donde nadie ha podido a pesar de creer que lo has sentido todo, sé que hay más, sé que el amor no es suficiente, sé que hay algo más allá, sé dónde deseo llegar y tu alma es mi objetivo, esa energía que no vemos ni palpamos pero que es el combustible que nos da la vida y nos despierta a diario.

No te confundas, tan solo tenemos estigmas culturales, los aprendemos por defecto y lo llevamos en nuestro ADN, la culpa es de la herencia y se lo debemos a nuestra descendencia o generaciones más antiguas, nos enseñaron a separar los sentimientos y a clasificarlos como buenos o malos, unos fueron llamados pecados y otros los llamaron virtudes, el amor es parte de un compendio pero no está separado del resto y tampoco es el definitivo, no importa en qué catalogo juegue el resto, pero está claro que la herencia cultural no puede ir en contra de la naturaleza, sean buenos o malos esos sentimos los vivimos y experimentamos según la circunstancia porque somos seres instintivos como el resto, ese sentir llamado amor es solo parte de la formula y estoy seguro que al unir los pecados con las virtudes el resultado es algo más grande que tenerlos por separado.

Esto no es una esquela de amor y tampoco de una propuesta deshonesta, solo plasmo mis virtudes y pecados, porque todos están avivados desde que te cruzaste en mi camino, aunque no soy científico es mi experimento y es el más grande hasta los momentos, si existiera ausencia de algún ingrediente de ambos bandos no me preocuparía en intentarlo, pero están todos listos esperando ese reactivo para lograr la ecuación perfecta.


Esto le paso al amigo de un amigo y bla bla bla, con ese cuento de que es una historia más de un tercero…



Luis Alberto Urribarrí V.
Lloviznando Ideas
Algo sencillo para compartir...

jueves, 5 de noviembre de 2015

No se puede luchar contra la Naturaleza


Está sucediendo y no lo puedo impedir, pensé que no franquearía de nuevo, no sustento el masoquismo, por eso me lo he prometido, quizás soy el culpable, lo sé, pero no lo imaginé.

Cuanta destreza para tachar experiencias vividas al rojo vivo, tanta como la maestría de un médico veterano de guerra, que usa su afilada aguja para zurcir tantos heridos durante y después de las calamidades, esos que van dejando sus inigualables marcas o huellas teñidas de sangre carmesí, pero que a la vez son sellos de esperanza.

Tan devastadora como un huracán, que va levantando los cimientos más fuertes, sin importar cuantos años de trabajo humano fueron invertidos, para intentar crear corazas contra todo fenómeno catastrófico.

Tan fuerte como un proyectil que impacta contra su blanco, haciendo estallar toda su defensa y convertirla en esquirlas.

¿Huir? No.

Dimitir sería lo más sencillo, siempre cuando se esté a tiempo, pero es muy tarde.

Es tarde cuando te sientes emborrachado con su olor, cuando tienes la sensación de que los labios encajan perfectos, cuando su aliento esta clavado en tu esófago, cuando las caricias son más suaves que la seda, cuando cada movimiento es peligroso porque sientes que puedes perder la embocadura y dejar que los impulsos más básicos te arrastren a un terreno donde lo dejas todo, cuando un simple pensamiento hace que la virilidad explote de emoción y ganas.

Sí, es tarde, tanto que en la mente solo existe ese extendido cabello negro azabache, esa mirada que revela seguridad, esa sonrisa que aún es inocente pero a la vez con manipulaciones de pillería, ese color exquisito que adorna toda su piel y hermosa silueta.

¿Cómo no perderse entre tanta nobleza? ¿Cómo no dejar que los deseos más lujuriosos y triviales se apoderen del contexto? ¿Qué importa si ya hemos ensayado tanto? ¿Qué importa si fallamos mientras exista esperanza de que puedes ganar?

¿Qué importa? Si al final lo único que estoy haciendo es vivir…

No se puede luchar contra la naturaleza, no se puede luchar contra Dios.


Lloviznando Ideas
Algo sencillo para compartir…

Luis Alberto Urribarrí V.

miércoles, 15 de abril de 2015

Tú también lo has deseado II (Final).



Cada fantasía entre sabanas y almohadas se fue arraigando de a poco con la realidad, ya que surgió la necesidad de comunicación, de a poco Víctor de convirtió en el mayor confidente de Mayra y ambos se narraban temas bastantes personales que mencionaban sus relaciones más íntimas con sus parejas, puede que se estaba creando un vínculo de apego o quizás se comenzaba a germinar algo más allá de una simple atracción.

Fue esa noche del certamen de belleza, cuando Víctor lleno de miedos pidió compresión y manifestó aquellos deseos tan recónditos que lo abrumaban aquellas noches que se convertían en tinieblas, luego de varios minutos de silencio Mayra asintió en que tenía emociones similares pero que sentía temor por el nivel de compromiso y responsabilidad al que estaba expuesta en ese momento.

Fueron muchos los instantes incómodos, como aquel en ese pequeño restaurante de comida rápida donde el apetito de juntar los labios se hicieron presente, o ese otro donde celebró la graduación Mayra, en el cual resplandecía ese pantalón blanco desmesuradamente ajustado que estimulaba colosalmente el padecimiento carnal de Víctor, logrando que la apeteciera sin frenar por su preponderantes glúteos y la manera que se delineaba su silueta destacando sus huesos coxales o cresta iliaca, a pesar de todas las dificultades las atenciones de Mayra eran especiales, logrando que Víctor se ahogara en el alcohol por la difícil situación que atravesaba en su vida íntima.

El cosmos colocó cada fragmento en su lugar para que la escenario se siguiera saliendo de control, era un desafío poder impresionar a Mayra, pero la eventualidad hizo sonar esa canción que la dejo al descubierto volviéndose un puñado de nervios, al llegar fue inútil evitar las miradas profundas llenas de pasión de Víctor, y en su primer momento de debilidad este salto sobre ella comiéndose desesperadamente sus labios y punzando su lengua contra la suya dejando en jaque todos sus sentidos.

 Sin darse cuenta, ambos estaban metidos en una relación desleal de la cual no podrían librarse fácilmente, hicieron del sexo algo indispensable y lo utilizaron como combustible para continuar en el día a día y hacer que todo valiera la pena.

Fue en aquella plaza donde Víctor saboreó el néctar de la intimidad de Mayra, o en aquel recinto de trabajo donde Mayra degustó por primera vez la polución de Víctor, ese sitio de trabajo que se convirtió en el territorio predilecto para llevar esas faenas románticas y llenas de lujuria al ámbito carnal, repitieron el coito una y otra vez de las mil y una maneras mientras que el fuego, el deseo y la pasión los consumía a ambos, las sillas giratorias, los escritorios, los muebles, las sillas comunes, se convirtieron de forma útil en instrumentos que ayudaban a que ambos consiguieran el clímax, donde cada parte del cuerpo jugaba un papel sumamente importante y nada se despreciaba o se dejaba de tomar en cuenta, cada encuentro era mágico porque poseían los más íntimos deseos de ellos y eran bien aprovechado por el uno y otro, pero al parecer no era suficiente ya que concibieron el amor en cuanto estacionamiento se prestara para la situación, o en aquel cuarto de hotel donde pudieron apreciarse en todo el esplendor de la desnudes.

La noche comúnmente no consentía que ambos estuvieran juntos pero el pudor los había desabrigado casi que de inmediato, no tardaron las fotos, vídeos y notas donde mostraban su desnudes el uno al otro y el recordatorio de decir que todo era sorprendente y maravilloso, siempre ansiaban el siguiente día para volver a la faena acostumbrada pero a la vez muy deseada por ambos.

Ninguna historia tiene un final feliz y esta no es la excepción, el universo jamás tarda en colocarte en tu sitio nuevamente aunque con Víctor y Mayra fue bastante generoso, pero al final la realidad de ambos y el escenario al que estaban expuestos ocasionó un cúmulo de tensión que termino por alejarlos causando un fuerte dolor en ambos, hasta ahora no se sabe de ninguno y tampoco es posible predecir si el misterioso cosmos y el gran libro de la vida tenga algunas nuevas líneas para ellos.


“Quererte, quererte es acordarme, quererte es merecerte más de lo que te merezco”…
                                                                                                            Jarabe de Palo



Lloviznado Ideas
Algo sencillo para compartir.

lunes, 23 de febrero de 2015

50 Sombras del CEVAZ



Para quienes no lo saben las siglas (CEVAZ) significan “Centro Venezolano Americano del Zulia”, y funciona como un centro cultural binacional donde se imparten cursos de inglés y español.

Gracias a las redes sociales tenemos un Trending Topic en Twitter y el mismo se esparce como pólvora en Facebook y otras redes populares, ya que el CEVAZ es el lugar o sitio donde se cometió un grave “delito sexual” que tiene avergonzada a un gran sector de la población venezolana.

¿Un delito? Pues sí, ese es el tono que se siente en las redes sociales, a pesar de que es un hecho muy común que se vive día a día en todas las naciones del mundo y si sabes escoger un espacio físico acorde, pero a su vez que sea prohibido, sirve para desahogar esas tentaciones carnales que como seres humanos las tenemos presentes en nuestras mentes.

¿A qué me refiero con todo esto?

Me he documentado sobre un suceso que ocurrió en mencionada institución por medio de una nota de audio divulgada de forma maliciosa, donde una chica llamada María, le cuenta al alguien que parece ser una amiga de confianza, varios acontecimientos sobre experiencias con algunos chicos y entre eso una historia de tipo muy carnal que siente por un chico llamado Humberto, todo se basa en el contenido de una nota de voz donde precisa detalladamente con un lenguaje bastante erótico cómo le practica sexo oral a mencionado chico en el baño del Centro Venezolano Americano del Zulia.

Al principio mi reacción fue de asombro o quizás de quererme creer un hombre súper correcto o con una moral impecable con pensamientos como (pero que carajita tan puta), pero al analizar mejor la situación caí en cuenta que el único error que cometió María, fue contar una anécdota muy íntima a la persona menos indicada; presumo que debe ser por algún tipo de celos o envidia que llevó a venderla a la ciudadanía más crítica y toxica de Venezuela para golpear su autoestima; que por cierto ese tema es bastante peligroso, ya que si María no cuenta con una buena educación y apoyo de su núcleo familiar, puede llegar a atentar contra su integridad física y en ese caso si estaríamos hablando de un DELITO establecido en nuestro Código Penal Venezolano.

Todas las personas sin importar su índole social o cultural, están expuestas a lo que yo denomino LOS DEMONIOS: Esos que te arrastran a tener conductas sexuales que van más allá del simple coito. Ese demonio que te hace fantasear y te hace inventar más allá del Kama Sutra para satisfacer ese deseo de querer conseguir más placer a la hora de practicar el sexo con la finalidad de darle el mayor goce a tus endorfinas.

Estoy 100 % seguro que cada persona que lea estas líneas estará de acuerdo y que un simple relato corto de tener sexo oral en un sitio prohibido, es relativamente nada para todas las cosas que hemos practicado y pensamos practicar con nuestras parejas, ya sea en calidad de esposos, amantes, novios, amigos con derecho o como lo quieran llamar.

Es muy común contar las aventuras prohibidas que te generan placer o documentarlas en videos, fotografías o conversaciones pero ten cuidado con quien las compartes porque nadie se salva de la maldad de algunos que te rodean, siendo que el aprovechamiento de la vida personal de los demás no discrimina y claro ejemplo encontramos a diario en las redes donde actores y personas comunes que han sido destruidos o quizás le han dado más fama por este tipo de hecho. Un claro ejemplo en Venezuela por ser uno de los más famosos es el de Jorge Reyes con Roxana Díaz por mencionar alguno, siendo este un hecho que tuvo su momento de fama pero que al final la mayoría de las personas lo han olvidado a pesar de que los participantes fueran unas figuras públicas.

Espero con este post acabar un poco con la doble moral que mantenemos día a día sabiendo que todos nosotros si llegáramos a tener la oportunidad intentaríamos ir más lejos en pro de darle placer a nuestro cuerpo. No juzguen porque estoy seguro que mucho de los malos comentarios que he leído de seguro vienen de personas que no tienen una vida digna y decorosa para hacerlo.

Conozco cantidades de mujeres y hombres que se expresan peor que María, y hacen cosas inimaginables para satisfacer su deseo de querer sentir más y llegar más lejos; no los cuestiono pero no vengan a desdibujar una persona cuando sus demonios son peores que los de 20 personas juntas.

Por cierto, los medio de comunicación son para tener una información veraz y oportuna de temas que sean de interés social, y no de hechos fútiles e innobles; los medios no son para difundir noticias de personas que están involucradas en temas íntimos o personales, ya que estarían violando la privacidad que es un Derecho Constitucional.


¡El que esté libre de pecado que lance la primera piedra!

Es tan solo una opinión muy particular pero me parece que este tipo de personas dedica mucho tiempo en dañar y no reparar; les recuerdo que actualmente nuestro país se encuentra en crisis y que debemos pensar en tratar de solucionar esos problemas que nos afectan directamente y nos hacen infelices, y en el supuesto caso de que los problemas del país no te afecten, pues dedícalo a tu satisfacción personal pero sin involucrar a terceros, haciéndolo en la intimidad o como mejor te parezca.  



Luis Alberto Urribarrí Vázquez

Lloviznando Ideas

Algo sencillo para compartir…

viernes, 13 de junio de 2014

Esquela con Sabor Agridulce (Ekaterina)


Después de veinte horas, pudiste estar en París llenando de rocío su cielo con tu suave tono de voz, semejante a esos sonidos que emiten las aves que coquetean con el frío viento europeo, pudiste ser parte de las nubes de ceniza volcánica que aún sobrevuelan el Macizo de Arize de los Pirineos, pudiste ser el pino más alto del bosque de las Landas de Gascuña, pudiste ser libre todo y lo que quisieras; pero no.

Recuerdo muy a menudo cuando estabas a menos de un kilómetro de mis ojos, aún tengo presente el olor de tus pétalos pero como toda hermosa rosa tus espinas aún me hieren.

A veces las distancias no se miden por la lejanía de la piel si no del espíritu, esa energía que no entendemos pero que nos mueve a diario, conserva un suspiro perenne demandando a gritos tenerte nuevamente.

No veo el día en que mis ojos se fijen en los tuyos al despertar y que todo el aroma de tu cuerpo me diga que será para siempre.

Sé que soy un tonto, pero es que el fuego de este amor me convierte en un trozo de papel que se encuentra tirado, donde el fuerte viento me humilla una y otra vez revoloteando de un lado a otro sin rumbo alguno, aplicando bofetadas incesantes contra los costados de las solitarias calles.

“Lo que pasa es que te amo como los niños aman el sabor de las almendras, me es dulce saber que eres mía dentro mi alma y mente más allá del peso de las sabanas, pero no es suficiente porque te extraño y te siento en mi costilla ya que fuiste hecha de mi costado para ser igual, debajo de mi brazo para ser protegida, y, muy cerca de mi corazón para ser amada como lo dice Dios en el Génesis 2:22 
Tú te preguntaras por qué me dio por escribir esta especie de esquela con sabor agridulce, yo te diré que cerré los ojos, hice una imitación de la vida y te sentí más lejos que París, que el Macizo de Arize de los Pirineos o del bosque de las Landas de Gascuña, pero entre más pienso me siento vivo porque sé que estás ahí, dejaré de ser un farsante intentando aparentar que no lo intento y si fallo no será relevante porque nadie puede verme llorar, ni tú, así que no tengo miedo.

Sé que soy un tonto, insisto, pero mis vísceras, mis cabellos y mi lengua me exigen en silencio que estés aquí, que tu olor me cubra, que tu lengua me abrace nuevamente, que tu aliento me absorba sin cesar, que tu saliva se conjugue en una sola con la mía, que tu vientre caliente y cálido recaiga sobre mi tristeza y la evapore por completo.

Mi corazón no soporta ese yugo obligatorio; tenle miedo, porque está dispuesto a tocar tu puerta tan fuerte como saeta impulsada por el viento, disparada por un experto arquero que quiere acertar implacablemente en la parte central de la diana.

Aunque parezca un imposible, dime que no, que no volverá a ocurrir, que la penitencia terminó y que hoy el amor se vestirá de nosotros, que me harás flotar con tu labios por los segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y años vencidos, dime que probaremos del vino prohibido de la demencia más pura.

“Quiero que te metas en mis huesos, quiero atravesar tu silencio y llover estrellas en tu alma; soy tuyo con la fuerza de un estallido atómico, eres mía por encima de la historia del tiempo, me muero por verte desnuda en mi aliento, me muero por ser lo que tú quieras mientras riego un millón de besos y caricias en el jardín de tu cuerpo”.

Sé que en la distancia me mantengo pensando en que pude hacer más. Mientras tú duermes en el pecho de otro hombre yo me revuelco de dolor por no ser yo, por no ser ese que está dentro de ti, por no compartir tus buenas noches, por no encontrarme en tu misma franja horaria para ver como la luz del amanecer cae sobre tu cara y verte despertar.

Lloviznando Ideas
Algo sencillo para compartir…


Luis Alberto Urribarrí V.

sábado, 22 de febrero de 2014

Ojos Que Hablan VI - El Final


¡Hola! “Disculpa que te llame; tu hermano me dio tu número, solo quería decirte que  lo ayude y aprovecho para pedirte disculpas por todo lo que sucedió, no quiero utilizar excusas y mucho menos que me entiendas pero solo quería una explicación y tranquila que ya logre comprender que no estás en la obligación de hacerlo, de todas maneras fue bueno poder verte nuevamente”.

Espera no cuelgues, disculpa mi actitud pero me puse muy nerviosa al verte y no supe controlar mis impulsos; se que te debo una explicación pero lo más lógico es que sea en persona”.

Fue sorprendente el suceso, lo que causó un alivio que pacifico el odio repentinamente, finalmente se tendrán las respuestas tan anheladas; llegado el atardecer UNHEUREUX organizó sus sentimientos (que no se mencionaran porque sería redundar), una vez más se vieron cara a cara, los ojos de LESYEUXPARLENT eran esos mismos que conoció alguna vez y que lo invitaban a viajar dentro de su interior, por segunda vez renació la confianza decidiendo ir al mar para contemplar la infinidad de sus aguas, UNHEUREUX la tomo de la mano preguntando ¿Por qué?. LESYEUXPARLENT bajo la mirada y por un breve tiempo entristeció y a su vez comentó que las circunstancias en aquel momento eran distintas por su condición de niña trayendo a colación unos eventos críticos en el ámbito familiar que la cuartaban de una completa libertad añadiendo unas llamadas telefónicas que desencadenaron problemas ese desastroso día, juró ante Dios durante ese hermoso anochecer que los iba cubriendo de a poco que su pasión nunca cambio y decidió alejarse para no decepcionar a ese hombre que la enamoró por no poder responder como toda una mujer, UNHEUREUX la miró fijamente para luego sellar ese sentimiento con un tierno beso pero a la vez profundo, de a poco la gloria recorrió el cuerpo de ese UNHEUREUX, su alrededor desapareció logrando tocar el cielo con sus labios, logrando un viaje de ida y vuelta a los Campos Elíseos, pasaron horas llenos de besos y caricias, repitiendo una y otra vez todo lo que se amaban; en un breve descanso se tomaron de la mano para caminar juntos, divisaron una torre muy alta, decidiendo hacerla suya para observar de forma magna la inmensidad del mar, ambos se sentían  felices; la noche se mantenía clara, el viento acariciaba la piel y el cabello de ambos, una luna casi llena acompañada de luceros decoraban más belleza y enigma a “OJOS QUE HABLAN”, los besos se intensificaban, las manos ardían cada vez más y las ganas de unirse en uno eran inevitables.

La realidad atormentaba a UNHEUREUX y esa realidad era que existía alguien más en su vida, lo experimentado lo confundía y su valor para tomar una decisión contundente estaba muy lejano.

La situación siempre se tornó difícil, a pesar de adjuntar nuevos desafíos el amor se mantenía intacto, UNHEUREUX no era infalible haciéndose los errores presentes, la comunicación empezó a fallar y las mentiras eran salvavidas momentáneos, en cierto tiempo el cumulo de ellas ocasionó casi una ruptura definitiva, sin querer fue fallando al “amor” sin saberlo aplicar en su verdadero sentir trayendo como consecuencia un cuantioso daño en LESYEUXPARLENT.

Los terceros y los errores eran el comenzar de un nuevo día, ponerse de acuerdos era fatal y de a poco se fueron alejando, UNHEUREUX sufrió más que la primera vez, ya que el problema no era una cita fallida, sino un profundo dolor en el alma, a pesar que la dureza y el orgullo estaban presentes fue imposible desprenderse dle amor sincero que sentía por LESYEUXPARLENT.

LESYEUXPARLENT dejó un vació tremendo, las huellas quedaron bien marcadas en su interior, llorar y sufrir por su presencia perduró en el tiempo, el amor se mantiene intacto.

Sé que no es un final feliz como pintaba desde un comienzo por ser una historia de color rosa, pero debo suponer que así no debe terminar este relato tan cargado de romance y sentimientos genuinos, quizás mantengo un deseo de que se puedan agregar nuevas líneas para otro capítulo.

LESYEUXPARLENT cruzo miradas nuevamente con UNHEUREUX y mi pluma está atenta a nuevos acontecimientos.


Dios te bendiga Ojos que Hablan.

miércoles, 1 de enero de 2014

Ezza


Algunos de mis lectores me preguntan constantemente si mis historias son de terceros o simplemente son mi experiencias, pero esto es algo que no puedo contestar relajadamente porque estaría descubriendo públicamente la fuente de mi inspiración y a pesar de ser un escritor empírico debo mantener los secretos o misterios que guarda cada publicación, es por eso que prefiero que sigan especulando sobre la raíz de mis narraciones y para los que aseguran que son mis vivencias, les dedico estas líneas para dejar la posibilidad de enjuiciarme porque esta vez el relato no será en tercera persona.

No sé en qué contexto estarán estas líneas, podría ser una historia, anécdota, cuento o relato y creo que encajaría perfecto en este blog con esos calificativos por ser la vertiente tradicional, si detallamos cada narración se ajusta a la idea primitiva y es lo que busco como creador pero quizás sea una simple reflexión llena de cuestionamientos y dudas para buscar respuesta a eventos no cotidianos o poco común, las opiniones pueden variar según el grado de madurez, fortaleza psicológica, optimismo y creencias de cada quien por tan solo mencionar algunos aspectos que rigen la conducta de cada ser humano y que son diversas por las vivencias y desafíos que se han presentado en su día a día.

Es común tener muchos conocidos en las redes sociales y a través de las mismas llegan cada vez más y más personas a tus sitios favoritos, ya sea por recomendación de alguien, porque una amiga de un amigo le pareciste simpático o simplemente la agregaste porque en la foto de perfil sale espectacularmente bella y tenían muchos amigos en común, aparentemente esto es algo inocente pero se presta mucho para atrapar a esa persona que de primer momento tomo tu atención con unas simples fotos, de ese tipo de eventos pueden suceder muchas cosas, cuando se llegan a conocer un poco a fondo y si existiera un sentimiento correspondido se puede concluir en ser amigos, intentar una relación estable, una no tan estable, acabar siendo amantes o simplemente tener diversiones casuales según se van planteando las cartas del juego.

Si, fue culpa de ese enlace compartido, ese enlace con una foto muy pequeña de una chica que aparentaba ser linda, inmediatamente se sintió una necesidad de hacer click para ver su perfil y la primera impresión fue quedar atontado ratificando que sus fotos eran extremadamente divinas, al seguir indagando notó una pequeña cantidad de amigos en común y fue inevitable aventurar y enviar una solicitud de amistad no se hizo esperar, al poco tiempo Ezza ya estaba colada entre los contactos.  

Pasaron algunos días cuando ambos rompieron el hielo y los mensajes privados empezaban a dar resultado al punto de ser el medio de comunicación que sirvió de trampolín para alcanzar otros más importantes como la telefonía celular, las conversaciones se tornaban un poco más interesantes porque tenían muchas cosas en común, pasear por sus infinidades de fotos generaban sensaciones extrañas y a la vez eran un deleite para los ojos, entre álbumes y fotografías se podía notar claramente que tenía una relación aparentemente formal pero ese tema nunca fue abordado por ninguno y cuando se creía poder llevar los temas de conversación a un punto más personal o íntimo, Ezza fue precisa pero a la vez muy cortés al no permitir pasar a un segundo plano y dejando muy claro que su decisión de compartir parte de su vida solo se debía a que ambos compartían la misma profesión sintiendo un deseo de tener diálogos recíprocos que la ayudaran a fortalecer sus conocimientos y aplicarlos a su ámbito laboral.

No era lo esperado pero tampoco se podía pretender tener un porcentaje tan alto de éxito por la poca información que se pudo recaudar, de momento parecía fácil superar tan cortés pero a la vez amarga respuesta porque al final seguía siendo una completa desconocida, pero sin darse cuenta y por cosas atípicas de la naturaleza se encontraba profuso en un sentimiento ilógico sin opción a tener algún tipo de salida.

A pesar de la claridad del asunto y del desistimiento, la mente irracional emitía órdenes y generaba excusas para mantener algún tipo de contacto con esa completa desconocida, el recuerdo de sus fotos colgadas en la red paseaban constantemente por el sistema límbico profundo causando sentimientos de deseo y euforia pero sumándole mucha frustración y decepción por saber que no se encontraba en una situación favorable para poder alcanzarla.

Aunque el destino siguió presentando a través del tiempo oportunidades y necesidades comunicacionales lo racional trató de predominar sobre lo irracional para no comprometer sentimientos que nunca podrían ser valorados por la ideología rígida que demostraba Ezza pero fue sumamente arduo lograr tal proeza porque a pesar de lo incomodo del contexto el acercamiento hasta su mesa fue inevitable y a pesar de lo escueto que fue aquel momento se podía notar expeditamente la grandeza de su belleza y sin mediar muchas palabras sus ojos te invitaban a tener un paseo de ida y vuelta y conocer lo más cálido de su interior.

El miedo a salir herido en batalla o de morir lentamente durante la guerra era inminente, el desierto a todo sentimiento y posibilidad se hizo presente con una ligera preferencia a dejar cualquier impulso o arrebato en el pasado, muchas aguas han corrido bajo los puentes durante largos años, tragos dulces, otros amargos, tristezas, alegrías pero Ezza a pesar de permanecer criogenizada en un sitio invulnerable donde solo los pensamientos la pueden tocar, sigue latiendo intermitentemente enviando dosificadamente descargas a los circuitos cerebrales  y estimulando las bases biológicas del enamoramiento.

Es completamente difícil tratar de superarla del todo cuando no se ha podido en muchos años, es relajado buscar culpables o decirle a Dios que porque hace ese tipo de cosas, quizás pensar si es algún tipo de castigo, pero creo que nada de eso es cierto porque es la Ley de la vida como tal, ahora vivimos y en un algún momento moriremos pero antes de recibir una oferta divina de inmortalidad preferiría tener por lo menos una fragancia de su cabello, una caricia de su labios, un roce cálido de su mano que una perpetuidad sin ello. Uno



Anónimo...