viernes, 13 de junio de 2014

Esquela con Sabor Agridulce (Ekaterina)


Después de veinte horas, pudiste estar en París llenando de rocío su cielo con tu suave tono de voz, semejante a esos sonidos que emiten las aves que coquetean con el frío viento europeo, pudiste ser parte de las nubes de ceniza volcánica que aún sobrevuelan el Macizo de Arize de los Pirineos, pudiste ser el pino más alto del bosque de las Landas de Gascuña, pudiste ser libre todo y lo que quisieras; pero no.

Recuerdo muy a menudo cuando estabas a menos de un kilómetro de mis ojos, aún tengo presente el olor de tus pétalos pero como toda hermosa rosa tus espinas aún me hieren.

A veces las distancias no se miden por la lejanía de la piel si no del espíritu, esa energía que no entendemos pero que nos mueve a diario, conserva un suspiro perenne demandando a gritos tenerte nuevamente.

No veo el día en que mis ojos se fijen en los tuyos al despertar y que todo el aroma de tu cuerpo me diga que será para siempre.

Sé que soy un tonto, pero es que el fuego de este amor me convierte en un trozo de papel que se encuentra tirado, donde el fuerte viento me humilla una y otra vez revoloteando de un lado a otro sin rumbo alguno, aplicando bofetadas incesantes contra los costados de las solitarias calles.

“Lo que pasa es que te amo como los niños aman el sabor de las almendras, me es dulce saber que eres mía dentro mi alma y mente más allá del peso de las sabanas, pero no es suficiente porque te extraño y te siento en mi costilla ya que fuiste hecha de mi costado para ser igual, debajo de mi brazo para ser protegida, y, muy cerca de mi corazón para ser amada como lo dice Dios en el Génesis 2:22 
Tú te preguntaras por qué me dio por escribir esta especie de esquela con sabor agridulce, yo te diré que cerré los ojos, hice una imitación de la vida y te sentí más lejos que París, que el Macizo de Arize de los Pirineos o del bosque de las Landas de Gascuña, pero entre más pienso me siento vivo porque sé que estás ahí, dejaré de ser un farsante intentando aparentar que no lo intento y si fallo no será relevante porque nadie puede verme llorar, ni tú, así que no tengo miedo.

Sé que soy un tonto, insisto, pero mis vísceras, mis cabellos y mi lengua me exigen en silencio que estés aquí, que tu olor me cubra, que tu lengua me abrace nuevamente, que tu aliento me absorba sin cesar, que tu saliva se conjugue en una sola con la mía, que tu vientre caliente y cálido recaiga sobre mi tristeza y la evapore por completo.

Mi corazón no soporta ese yugo obligatorio; tenle miedo, porque está dispuesto a tocar tu puerta tan fuerte como saeta impulsada por el viento, disparada por un experto arquero que quiere acertar implacablemente en la parte central de la diana.

Aunque parezca un imposible, dime que no, que no volverá a ocurrir, que la penitencia terminó y que hoy el amor se vestirá de nosotros, que me harás flotar con tu labios por los segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y años vencidos, dime que probaremos del vino prohibido de la demencia más pura.

“Quiero que te metas en mis huesos, quiero atravesar tu silencio y llover estrellas en tu alma; soy tuyo con la fuerza de un estallido atómico, eres mía por encima de la historia del tiempo, me muero por verte desnuda en mi aliento, me muero por ser lo que tú quieras mientras riego un millón de besos y caricias en el jardín de tu cuerpo”.

Sé que en la distancia me mantengo pensando en que pude hacer más. Mientras tú duermes en el pecho de otro hombre yo me revuelco de dolor por no ser yo, por no ser ese que está dentro de ti, por no compartir tus buenas noches, por no encontrarme en tu misma franja horaria para ver como la luz del amanecer cae sobre tu cara y verte despertar.

Lloviznando Ideas
Algo sencillo para compartir…


Luis Alberto Urribarrí V.

sábado, 22 de febrero de 2014

Ojos Que Hablan VI - El Final


¡Hola! “Disculpa que te llame; tu hermano me dio tu número, solo quería decirte que  lo ayude y aprovecho para pedirte disculpas por todo lo que sucedió, no quiero utilizar excusas y mucho menos que me entiendas pero solo quería una explicación y tranquila que ya logre comprender que no estás en la obligación de hacerlo, de todas maneras fue bueno poder verte nuevamente”.

Espera no cuelgues, disculpa mi actitud pero me puse muy nerviosa al verte y no supe controlar mis impulsos; se que te debo una explicación pero lo más lógico es que sea en persona”.

Fue sorprendente el suceso, lo que causó un alivio que pacifico el odio repentinamente, finalmente se tendrán las respuestas tan anheladas; llegado el atardecer UNHEUREUX organizó sus sentimientos (que no se mencionaran porque sería redundar), una vez más se vieron cara a cara, los ojos de LESYEUXPARLENT eran esos mismos que conoció alguna vez y que lo invitaban a viajar dentro de su interior, por segunda vez renació la confianza decidiendo ir al mar para contemplar la infinidad de sus aguas, UNHEUREUX la tomo de la mano preguntando ¿Por qué?. LESYEUXPARLENT bajo la mirada y por un breve tiempo entristeció y a su vez comentó que las circunstancias en aquel momento eran distintas por su condición de niña trayendo a colación unos eventos críticos en el ámbito familiar que la cuartaban de una completa libertad añadiendo unas llamadas telefónicas que desencadenaron problemas ese desastroso día, juró ante Dios durante ese hermoso anochecer que los iba cubriendo de a poco que su pasión nunca cambio y decidió alejarse para no decepcionar a ese hombre que la enamoró por no poder responder como toda una mujer, UNHEUREUX la miró fijamente para luego sellar ese sentimiento con un tierno beso pero a la vez profundo, de a poco la gloria recorrió el cuerpo de ese UNHEUREUX, su alrededor desapareció logrando tocar el cielo con sus labios, logrando un viaje de ida y vuelta a los Campos Elíseos, pasaron horas llenos de besos y caricias, repitiendo una y otra vez todo lo que se amaban; en un breve descanso se tomaron de la mano para caminar juntos, divisaron una torre muy alta, decidiendo hacerla suya para observar de forma magna la inmensidad del mar, ambos se sentían  felices; la noche se mantenía clara, el viento acariciaba la piel y el cabello de ambos, una luna casi llena acompañada de luceros decoraban más belleza y enigma a “OJOS QUE HABLAN”, los besos se intensificaban, las manos ardían cada vez más y las ganas de unirse en uno eran inevitables.

La realidad atormentaba a UNHEUREUX y esa realidad era que existía alguien más en su vida, lo experimentado lo confundía y su valor para tomar una decisión contundente estaba muy lejano.

La situación siempre se tornó difícil, a pesar de adjuntar nuevos desafíos el amor se mantenía intacto, UNHEUREUX no era infalible haciéndose los errores presentes, la comunicación empezó a fallar y las mentiras eran salvavidas momentáneos, en cierto tiempo el cumulo de ellas ocasionó casi una ruptura definitiva, sin querer fue fallando al “amor” sin saberlo aplicar en su verdadero sentir trayendo como consecuencia un cuantioso daño en LESYEUXPARLENT.

Los terceros y los errores eran el comenzar de un nuevo día, ponerse de acuerdos era fatal y de a poco se fueron alejando, UNHEUREUX sufrió más que la primera vez, ya que el problema no era una cita fallida, sino un profundo dolor en el alma, a pesar que la dureza y el orgullo estaban presentes fue imposible desprenderse dle amor sincero que sentía por LESYEUXPARLENT.

LESYEUXPARLENT dejó un vació tremendo, las huellas quedaron bien marcadas en su interior, llorar y sufrir por su presencia perduró en el tiempo, el amor se mantiene intacto.

Sé que no es un final feliz como pintaba desde un comienzo por ser una historia de color rosa, pero debo suponer que así no debe terminar este relato tan cargado de romance y sentimientos genuinos, quizás mantengo un deseo de que se puedan agregar nuevas líneas para otro capítulo.

LESYEUXPARLENT cruzo miradas nuevamente con UNHEUREUX y mi pluma está atenta a nuevos acontecimientos.


Dios te bendiga Ojos que Hablan.

miércoles, 1 de enero de 2014

Ezza


Algunos de mis lectores me preguntan constantemente si mis historias son de terceros o simplemente son mi experiencias, pero esto es algo que no puedo contestar relajadamente porque estaría descubriendo públicamente la fuente de mi inspiración y a pesar de ser un escritor empírico debo mantener los secretos o misterios que guarda cada publicación, es por eso que prefiero que sigan especulando sobre la raíz de mis narraciones y para los que aseguran que son mis vivencias, les dedico estas líneas para dejar la posibilidad de enjuiciarme porque esta vez el relato no será en tercera persona.

No sé en qué contexto estarán estas líneas, podría ser una historia, anécdota, cuento o relato y creo que encajaría perfecto en este blog con esos calificativos por ser la vertiente tradicional, si detallamos cada narración se ajusta a la idea primitiva y es lo que busco como creador pero quizás sea una simple reflexión llena de cuestionamientos y dudas para buscar respuesta a eventos no cotidianos o poco común, las opiniones pueden variar según el grado de madurez, fortaleza psicológica, optimismo y creencias de cada quien por tan solo mencionar algunos aspectos que rigen la conducta de cada ser humano y que son diversas por las vivencias y desafíos que se han presentado en su día a día.

Es común tener muchos conocidos en las redes sociales y a través de las mismas llegan cada vez más y más personas a tus sitios favoritos, ya sea por recomendación de alguien, porque una amiga de un amigo le pareciste simpático o simplemente la agregaste porque en la foto de perfil sale espectacularmente bella y tenían muchos amigos en común, aparentemente esto es algo inocente pero se presta mucho para atrapar a esa persona que de primer momento tomo tu atención con unas simples fotos, de ese tipo de eventos pueden suceder muchas cosas, cuando se llegan a conocer un poco a fondo y si existiera un sentimiento correspondido se puede concluir en ser amigos, intentar una relación estable, una no tan estable, acabar siendo amantes o simplemente tener diversiones casuales según se van planteando las cartas del juego.

Si, fue culpa de ese enlace compartido, ese enlace con una foto muy pequeña de una chica que aparentaba ser linda, inmediatamente se sintió una necesidad de hacer click para ver su perfil y la primera impresión fue quedar atontado ratificando que sus fotos eran extremadamente divinas, al seguir indagando notó una pequeña cantidad de amigos en común y fue inevitable aventurar y enviar una solicitud de amistad no se hizo esperar, al poco tiempo Ezza ya estaba colada entre los contactos.  

Pasaron algunos días cuando ambos rompieron el hielo y los mensajes privados empezaban a dar resultado al punto de ser el medio de comunicación que sirvió de trampolín para alcanzar otros más importantes como la telefonía celular, las conversaciones se tornaban un poco más interesantes porque tenían muchas cosas en común, pasear por sus infinidades de fotos generaban sensaciones extrañas y a la vez eran un deleite para los ojos, entre álbumes y fotografías se podía notar claramente que tenía una relación aparentemente formal pero ese tema nunca fue abordado por ninguno y cuando se creía poder llevar los temas de conversación a un punto más personal o íntimo, Ezza fue precisa pero a la vez muy cortés al no permitir pasar a un segundo plano y dejando muy claro que su decisión de compartir parte de su vida solo se debía a que ambos compartían la misma profesión sintiendo un deseo de tener diálogos recíprocos que la ayudaran a fortalecer sus conocimientos y aplicarlos a su ámbito laboral.

No era lo esperado pero tampoco se podía pretender tener un porcentaje tan alto de éxito por la poca información que se pudo recaudar, de momento parecía fácil superar tan cortés pero a la vez amarga respuesta porque al final seguía siendo una completa desconocida, pero sin darse cuenta y por cosas atípicas de la naturaleza se encontraba profuso en un sentimiento ilógico sin opción a tener algún tipo de salida.

A pesar de la claridad del asunto y del desistimiento, la mente irracional emitía órdenes y generaba excusas para mantener algún tipo de contacto con esa completa desconocida, el recuerdo de sus fotos colgadas en la red paseaban constantemente por el sistema límbico profundo causando sentimientos de deseo y euforia pero sumándole mucha frustración y decepción por saber que no se encontraba en una situación favorable para poder alcanzarla.

Aunque el destino siguió presentando a través del tiempo oportunidades y necesidades comunicacionales lo racional trató de predominar sobre lo irracional para no comprometer sentimientos que nunca podrían ser valorados por la ideología rígida que demostraba Ezza pero fue sumamente arduo lograr tal proeza porque a pesar de lo incomodo del contexto el acercamiento hasta su mesa fue inevitable y a pesar de lo escueto que fue aquel momento se podía notar expeditamente la grandeza de su belleza y sin mediar muchas palabras sus ojos te invitaban a tener un paseo de ida y vuelta y conocer lo más cálido de su interior.

El miedo a salir herido en batalla o de morir lentamente durante la guerra era inminente, el desierto a todo sentimiento y posibilidad se hizo presente con una ligera preferencia a dejar cualquier impulso o arrebato en el pasado, muchas aguas han corrido bajo los puentes durante largos años, tragos dulces, otros amargos, tristezas, alegrías pero Ezza a pesar de permanecer criogenizada en un sitio invulnerable donde solo los pensamientos la pueden tocar, sigue latiendo intermitentemente enviando dosificadamente descargas a los circuitos cerebrales  y estimulando las bases biológicas del enamoramiento.

Es completamente difícil tratar de superarla del todo cuando no se ha podido en muchos años, es relajado buscar culpables o decirle a Dios que porque hace ese tipo de cosas, quizás pensar si es algún tipo de castigo, pero creo que nada de eso es cierto porque es la Ley de la vida como tal, ahora vivimos y en un algún momento moriremos pero antes de recibir una oferta divina de inmortalidad preferiría tener por lo menos una fragancia de su cabello, una caricia de su labios, un roce cálido de su mano que una perpetuidad sin ello. Uno



Anónimo...

viernes, 27 de diciembre de 2013

Ojos Que Hablan V - El Reencuentro


Los años desfilaron uno tras otro acompañados de muchas noches tristes y amaneceres llenos de esperanza pero los malos recuerdos aún permanecían de forma intermitente porque UNHEUREUX la olvido de forma circunstancial, las fotos permanecieron archivadas en una carpeta dentro su computador sin excepción de alguna eventualidad para no torturarse con ese pasado causante de reveses. UNHEUREUX ya tiene otro horizonte y trabaja arduamente para lograr una mejor existencia acompañada de una familia.

El destino y los designios del creador movieron sus piezas en un juego de ajedrez muy complejo ubicando nuevamente a LESYEUXPARLENT frente a UNHEUREUX, pero esta vez, el tablero residía a favor de UNHEUREUX porque sin codiciar alguna situación favorable LESYEUXPARLENT precisaba algunos oficios del cual UNHEUREUX era el único que podía socorrerla.

UNHEUREUX no lograba entender, prácticamente balbuceó un saludo, sus manos principiaron un titiritero, todo era muy sorpresivo y no sabía cómo controlar el escenario, UNHEUREUX pensó que si reaparecía iba a sentir cólera pero fue todo lo inverso porque en cuestión de segundos resurgió lo fastuoso que concibió hace algunos años, yació como un tornado desprendiendo kilogramos de concreto del fuerte pilote donde se encontraba sepultada, a LESYEUXPARLENT le sentaba una cuantiosa luz acompañada de una beldad física que superaba considerablemente a la del ultimo encuentro, UNHEUREUX sintió tanto que cuando la notó su oficina se iluminó convirtiéndose en especie de un universo paralelo donde solo coexistían ambos y de pronto imaginar que nunca fue abandonado logrando un trance de hipnosis o enamoramiento intenso; consultar a Sigmund Freud no sería descarado ya que para lo acontecido no existen palabras técnicas o recónditas y así poder conceptual la adrenalina de ese mágico instante: orejas coloradas por lo rápido que fluía la sangre, pulsaciones aceleradas, el corazón apretaba su garganta, un estómago vació mientras una estampida de animales salvajes recorrían su pecho y abdomen acompañado de una necesidad que lo embargaba a más no poder.

LESYEUXPARLENT estaba momificada y según sus gestos corpóreos, se hallaba asaltada de desasosiego; sus OJOS la descubrieron fácilmente.

UNHEUREUX le indica, ¿te puedo ayudar? pero espera, ven acá”, LESYEUXPARLENT se aproximó de manera fría peguntando porque la detenía y UNHEUREUX dijo que tenía muchas preguntas y que por las limitaciones a poder escucharlo le diera su nuevo número, exclamando en un tono fuerte ¡Necesito una explicación!” pero LESYEUXPARLENT manifestó de forma expresa que es no iba a suceder, dejándolo con la palabra en la boca e inmediatamente dar su espalda y salir rápidamente de aquel lugar.

Fue entonces cuando floreció de forma espontánea una ira acoplada de un aborrecimiento que se apoderaron de su entidad y sentidos, sin medir consecuencias arremetió contra las puertas todo iracundo, se acercó y dirigió palabras ofuscadas a todo el personal a su cargo ordenando no tramitar nada a esa persona en cuestión y en caso de insistir que la llenaran de requisitos burocráticos para que el trámite durara meses y desertaran por lo largo y fastidioso del asunto.

Mientras LESYEUXPARLENT buscaba ayuda con el personal del despacho los empleados cumplían órdenes y le solicitaban requisitos absurdos; UNHEUREUX se acercó y le manifestó: Bueno señorita ya veo que le faltan muchos recaudos, por favor consígalos todos sin excepción y cuando lo logre tiene que asistir a este despacho a las 4:00am para tomar un numero y revisar que la documentación este completa”; LESYEUXPARLENT se atrevió a comentar: “Creo que esos requisitos son muy tontos”; pero no fue lo debido, porque le dio a UNHEUREUX de donde aferrarse y colocarla dentro de su juego diciendo: Por muy tontos que te parezcan sin ellos no hay solución a nada, más bien he sido muy noble contigo en ofrecerte mi ayuda, por favor te pido que no insistas porque sin mi autorización no sale nada y nadie pasara sobre lo decidido aquí, así que pido que te retires y traigas los requisitos en la hora indicada”; y fue cuando escucho salir de su boca “que patán y prepotente es”, cosa que empeoraba la situación.

LESYEUXPARLENT decidió ir por la tarde para tratar de conversar con UNHEUREUX al tocar la puerta este la abre y sin pensarlo dos veces dijo: Ven mañana o el mes siguiente, que ahora es imposible atenderte”; LESYEUXPARLENT intento decir algo, pero UNHEUREUX la silencio estampando la puerta en su hermoso y divino rostro.

Al llegar la noche UNHEUREUX no podía conciliar el sueño, se sentía muy mal consigo mismo por el daño que le había causado a LESYEUXPARLENT, manifestándole a su Dios lo siguiente: “Ya comprendí el mensaje señor y sé que lo sucedido solo demuestra que ambos no nacimos para estar juntos bajo ningún concepto, espero que esta vez la lección quede bien aprendida pero ayúdame a perdonarla y ser un hombre bueno, no dejes que la maldad decida por mí y prometo que si reaparecía nuevamente le daré lo que necesita sin pedirle nada a cambio”. Se mantuvo orando hasta quedarse completamente dormido.

Al día siguiente un hombre llego solicitando a UNHEUREUX manifestando necesitar ayuda y repasando lo sucedido el día anterior con LESYEUXPARLENT, ¿quién eres?” preguntó UNHEUREUX y el hombre contesto que era hermano de LESYEUXPARLENT siendo ese buen momento para cumplir con la oración de la noche anterior, por lo que decidió ayudarlo sin complicaciones. Al finiquitar el trámite UNHEUREUX tercamente insistió en pedir el número de LESYEUXPARLENT y su hermano accedió a facilitar el contacto.

Luego de pensar por un largo rato UNHEUREUX decidió marcar su número:

 LESYEUXPARLENT: ¡Aló!”

CONTINUARÁ...

Como me ha pasado con los post anteriores de esta historia, lastimosamente no tengo algún respaldo de los comentarios.

Para el próximo episodio su capítulo final...

domingo, 10 de noviembre de 2013

El Hombre de la Foto


A este hombre muchas noches lo he besado, me he adueñado de su cuerpo, y sin pausa me he bebido su calor, sus caricias, su silencio... Sus manos, me han llevado a un mar profundo, y me han bañado en aguas nuevas de deseo.

Dos frondosos bosques guardan en secreto aquellos ojos, esos ojos de miel espesa que se pega aquí en mi pecho, cuando a 2598 kilómetros lo amo, lo acompaño o lo recuerdo.

De pronto por allí se me esconde, y se va lejos, muy lejos, a sus pueblos de hombre solo, a sus pueblos de tormento... y yo, solo espero, espero a que vuelva alegre, gracioso, mío, contento, solo espero.

Sin verlo a este hombre yo lo siento, y cuando me duermo entre sus brazos, me entrego a la muerte de mis sueños, donde mi vida se queda suspendida, entregada a la felicidad, al abandono de ese momento.

Me prendo de su alma y allí me quedo, meciéndome en esta vida, esta vida mía tan llena de su vida.

Anónimo…

sábado, 2 de noviembre de 2013

Carbón Ardiente e Inapagable VI (Final)

No todo fue tan sencillo, las trabas preexistieron antes de poder estar ambos en solitario en una alcoba, pasaron más de tres días antes de poder estar juntos, en algún momento Alejandro pensó que la promesa de Sandra iba a ser rota, pero muy poco antes de rendirse el día tan esperado llegó, se citaron y en el momento que Alejandro manejaba, los nervios le crearon una mala pasada porque su estómago y corazón discutían sin llegar a un acuerdo, algo que resultaba extraño en Alejandro porque era un hombre de muchas experiencias por su largo recorrido en cuanto a citas y amoríos de cualquier índole.

 Al llegar, Sandra entro al vehículo y su primera confesión fue manifestar que se encontraba llena de nervios, pero sus deseos eran tan fuertes que la llevaron a tomar una decisión definitiva, los besos iban y venían como los de dos enamorados, su fluidez era casi habitual como si fuera algo que practicaban constantemente haciéndolo sin detenerse mientras se dirigían a su siguiente destino.

 Una habitación llena de lujos les brindo una cómoda bienvenida e inmediatamente se apoderaron de una gran cama que los invitaba a reposar encima de ella, los besos se hacían más profundos y las caricias aumentaban el nivel de éxtasis logrando que la sangre fluyera a una gran velocidad y calentara dos cuerpos hasta convertirlos en carbones ardientes e inapagables, las prendas de vestir comenzaban a incomodar y sin darse cuenta se quedaron completamente despojados de ellas, era increíble que después de tanto años Sandra y Alejandro se unieran en uno solo así fuera por tan solo una noche, los ojos de Alejandro acariciaban la beldad de la desnudez de Sandra y sus manos fundían su cuerpo lentamente como artista que concibe esculturas con la arcilla, su cuerpo era perfecto, sus proporciones eran acordes a su talla y peso, no existía artificialidad alguna, su cuerpo era completamente natural, sus senos eran dos exquisiteces dignas de deleite, la decoraba un abdomen completamente plano sin ningún tipo de marcas, la entrada al  monte de venus ubicado en la frontera de su vientre brindaba una colosal pulcritud y su intimidad de matiz sonrosada poseía dimensiones misericordiosas creando un vestigio admirable, sus caderas, nalgas y piernas parecían tomadas de una obra mitológica, una piel tersa de matiz canela hacia un conjunto impresiónate con un cabello oscuro azabache que era sedoso y muy brillante, su olor subsistía fácilmente en la piel de Alejandro impregnándolo letalmente junto al aroma de su jadeo, siendo los causantes de ese sentimiento de persecución que se mantiene noche a noche anhelando sentirlos de nuevo.

De a poco ambos intercambiaban lameduras punzantes para deleitarse con las zonas más sensibles de sus cuerpos, bebieron las efusiones emanadas de sus intimidades y sin premeditarlo plantaban posiciones que permitían llegar con sus lenguas el uno al otro, fue tanto el acicalamiento que Alejandro sentía que su quijada podía quebrarse pero a pesar del dolor no podía detenerse, mientras que Sandra hundía su miembro viril profundamente en su boca, Alejandro acariciaba con su lengua la abertura de su intimidad pero esta vez llegando hasta su esfínter repitiendo una y otra vez la faena sin detenimiento alguno.

 Sentimientos de despegue y aterrizaje invadían el cuerpo y psique de Alejandro, una lenta y prolongada penetración lograba que las endorfinas se colocaran de festejo, las mismas levantan sus copas para brindar con jugo de opio por tan anhelada recompensa, las dimensiones de Sandra se ajustaban cabalmente a su estimulado órgano vigoroso sintiendo sensaciones jamás alcanzadas, Sandra demostraba en su rostro una satisfacción profunda y su entrega no era solo en busca de placer porque Alejandro podía concebir su entidad y esencia, sus gemidos celestiales adulaban los oídos, el movimiento de sus encarnados labios al apretarlos con sus dientes desenfrenaban ardores violentos, sus ojos se apretaban cuando el ejercicio era profundo, sus manos se hacían fuertes  para apretar la nuca y caderas en busca de más, sus uñas se clavaban como agujas en la espalda para lograr un cumulo de sensaciones que aceleraban la fogosidad de Alejandro, ver su rostro tan eterno saboreando plenamente el sentimiento ejercido sobre cuerpo lograban que Alejandro tocara la cúspide del éxtasis, sin ser suficiente Sandra tomo las riendas con mucha energía para subyugar ese equino salvaje desbocado de delirio sentándose encima de Alejandro para merecer mayor profundidad y danzar con sus caderas a un compás de delectación que aguijoneaba su tope más íntimo dentro de su vientre, el orgasmo advertía llegar y Alejandro busco la posición más fantaseada instalándola en una posición irresistible donde sus magnánimas nalgas se batían de arriba hacia abajo en la intimidad de Alejandro para que alcanzara su primera eyaculación derramándose dentro de Sandra en grandes cantidades hasta el desborde como nunca antes, sin lugar a dudas no se hallaban en una unión sexual escueta ya que todos sus sentidos se compenetraban al máximo y se jugaban el todo en una ambiente único y perfecto.

Estando plenamente desnudos y mirándose a los ojos conversaron infinidades de cosas e imaginaron muchas situaciones futuras como dos niños de secundaria enamorados y a su vez revelaban su deseo de que esa noche no terminara, cada mirada, sonrisa y caricia era una invitación a no querer abandonarse nunca más; al término de un tierno y profundo abrazo el ambiente se colmó reiteradamente de ardor y lubricidad, se introdujeron en el jacuzzi, Alejandro adentro su cuerpo bajo el agua y Sandra se posó sobre el borde de forma erguida para que Alejandro profundizara con su lengua dentro de su vientre y bebiera sus marejadas emanadas de su interior a causa de su gran ardor, Alejandro comenzaba a presentar dolor en su mentón por las repeticiones exhaustivas con su lengua y labios pero no se podía detener por el deleite que la causaba Sandra ya que sus movimientos corporales causados por tal estimulación se asemejaban a un baile exótico digno de una nativa Rapa Nui; decidieron regresar a la cama para amarse sin piedad en con todo lo que sus cuerpo podía brindar en innumerables posiciones hasta interrumpir el coito para que Alejandro pudiera derramarse notablemente en la garganta de Sandra y esta pudiera obtener la mejor recompensa que cualquier mujer entregada a la pasión desearía tener.

Llevar a Sandra a su albergue y desprenderse no fue fácil porque el adiós fue un poco afligido, pero Alejandro al llegar a su morada profesó sentirse verdaderamente feliz logrando dormir como nunca antes lo había hecho impregnado de ese delicado olor oriundo de Sandra, porque el hecho de tenerla cerca le originaba felicidad y solo le inducía dar lo superior de él.

Si eso no es amor pues que alguien venga y comente como se llama ese sentimiento vivido entre Alejandro y Sandra.

Existe una obra llamada el banquete de Platón que habla sobre el amor, pero que absurdo se muestra Platón entre tantas líneas decoradas de palabras extrañas y rebuscadas para explicar algo tan complejo del devenir humano, ¿Acaso él puede hablar por Alejandro o Sandra?, solo Dios es testigo del sentimiento de ambos porque él conoce sus corazones, no existe persona que pueda juzgar o calificar lo que realmente sintieron, que puede importar las reglas morales o que siempre todo se convierta en un imposible, si al final las reglas no las imputa nadie mientras la entrega sea total a un verdadero sentimiento, nadie puede catalogar esto como una simple atracción porque si no esta historia no existiría.


Lloviznando Ideas
Algo sencillo para compartir…

Luis Alberto Urribarrí V.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Carbón Ardiente e Inapagable (Parte V)



Alejandro se olvidó de todo, su atención era solo para Sandra, los niveles de dopamina y noradrenalina eran muy altos, su cerebro segregaba esos productos químicos produciéndole un incremento en sus recuerdos y estaba muy lleno de regocijo por la oportunidad de percibir de nuevos estímulos.

Sandra se mostraba muy segura y decidida en cuanto a sus emociones, al oscurecer Alejandro fue en busca de Sandra, al tocar la bocina de su vehículo muy rápidamente se embarcó, se desplazaron algunas cuadras y se estacionaron para tan solo mirarse a los ojos sin mediar palabras alguna, porque efectivamente el ambiente se prestaba para cualquier situación ansiada, sin pensarlo mucho se dejaron arrastrar por sus sentimientos donde predominaban los deseos e impulsos, solo se escuchaba una melodía con muy bajo volumen unificada a unos besos desesperados saturados de gemidos y pasión, en segundos las respiraciones de ambos aceleraban y sus cuerpos formaban una sola braza que ardía en aumento; Alejandro sabiendo que sus oportunidades eran únicas trató de explorar besando y acariciando en pleno a Sandra pero la comodidad que brindaba su vehículo no dejaba alcanzar a plenitud el tan deseado último rincón de su piel, sus manos tentaban todo lo que podía obtener y Sandra respondía a sus caricias sin lamento alguno porque a leguas se apreciaba su entrega total saboreando cada momento en todo su esplendor, sin medir consecuencias Alejandro arranco la camisa de Sandra y al ver sus senos desnudos no pudo contener rozarlos repetidas veces, sus pezones no querían salir de su boca por el consentimiento que le prometían sus labios y su lengua, de a poco pero con cierta sensación de desespero Alejandro fue desabotonando su pantalón pero Sandra facturaba bajo su ropa una prenda bastante rígida e incómoda que no me permitía alcanzar al máximo el esplendor de su intimidad, a pesar de eso Alejandro logro alcanzar parte de su fondo con su punzante lengua teniendo como resultado que Sandra se humedeciera en su boca; Alejandro soltó la hebilla de su cinturón para hacer descender su jeans pero Sandra lo detuvo para hacerlo propiamente y obtener su rígido miembro viril acariciándolo dócilmente con ambas manos para luego hundirlo suavemente dentro de su boca; Alejandro por momentos pensó que lo que estaba sucediendo no era real por lo maravilloso que se sentía ser tan deseado en igualdad, solo se dedicó a mirar a Sandra una y otra vez al momento de su desempeño y así terminar de asimilarlo para luego cerrar sus ojos y sentir como lo sacaban de este mundo, lo que llamamos ¨Sexo Oral¨ se convirtió en un momento mágico, porque toda la belleza y la entrega de Sandra hacia Alejandro se cristianizó en lo más significativo para hacerlo olvidar todo tipo de compromiso o efecto moral consolidándose lo que sucedería a futuro; Sandra nunca se detuvo haciéndole sentir cada vez más su profundidad en un vaivén mientras que su tibia saliva se mezclaba en su suave lengua haciendo excitar cada vez más a Alejandro al punto de experimentar fuegos artificiales eyaculando en su ansiada boca, Sandra nunca se retiró a pesar de que Alejandro se había derramado de forma estupenda y demostró estar en un nivel de excitación profunda digiriendo hasta la última gota de tan preciada recompensa, una vez más Sandra demostró su entrega total y que lo anhelaba en sus más íntimos sueños.

Al ver tal acto tan lleno de ímpetu, Alejandro tomo con ambas manos el rostro de Sandra para pedirle ir a un cuarto de hotel y poder llegar al clímax de ambos sin que nada ni nadie se los impidiera pero Sandra manifestó no poder de momento haciendo una gran promesa y dejando muy claro que antes de regresar a su ciudad estarían juntos como siempre lo habían imaginado y que lo sucedido no era nada en comparación con lo que estaba por venir; luego hablaron infinidades de cosas, Sandra reclamaba a Alejandro porque no había viajado para estar con ella, lo que confundía completamente a Alejandro porque su discurso caía en contradicciones pero las palabras pasaban a un segundo plano por la felicidad que genera ese momento circunstancial aquella noche estacionados en esa vereda cercana al sitio de alojo de Sandra.

Continuara... 

Me disculpo con mis lectores pero necesito un capitulo mas para lograr el final de esta historia.